Don Pollo

Julio C. Palencia A Rafael Palencia, mi abuelo. En su juventud, decía, había sido guardabosque en Petén siendo la tierra virgen y distinto de la tristeza que es ahora. Allí, de un árbol que rozaba el cielo cayó un gorila, un homínido grande y peludo, al que mi abuelo no sin mucho esfuerzo hizo huir(…)

Discurrir de transterrado

Julio C. Palencia Este discurrir diario desterrado obligado voluntario lejos de una patria sin memoria donde los muertos se mueren para siempre nacen héroes sin vida sin épica sin gloria y un aire enfermo inunda los libros de historia cansado de repetir el mantra donde se esconde un mejor futuro un presente decente. Este discurrir(…)

De los pasos

Julio C. Palencia Te digo los pasos alegres y también los tristes: los alegres por si acaso una alegría pudiera compartirse, y los tristes para no sentarse a llorar tan solo.  

Un guatemalteco entre birmanos

Julio C. Palencia Llegué a la escuela de ESL (inglés como segunda lengua) una mañana lluviosa en abril del año 2000. Llegué como pollo mojado, literalmente, porque ningún paraguas es suficiente para el Vancouver lluvioso de todas las estaciones del año. Al entrar al aula me dió la bienvenida Fibi, la que sería mi profesora (…)

La saga del jaguar

Los felinos son inmensos. Así mi nahual. Julio C. Palencia En El Salvador En 1980, años de lucha popular intensa, varios chapines visitamos la Universidad de El Salvador por unos días, y de allí salimos en apoyo a una huelga de campesinos en una  finca en Suchitoto, muy cerca del Volcán Guazapa, a no más(…)

Ítaca eterna

Hacia dónde se regresa no lo sé. Quizá a la imaginada añorada tierra tuya. La sutil, la perfecta en el sueño, la desgarrada Dulcinea del recuerdo. Se regresa, pero sin rumbo a ser otro, a encontrar otro mundo a rendirle tributo al recuerdo a encontrar la memoria viva de los ya muertos. Escribes estas líneas(…)

El camino es nuestros pasos

Salí de Guatemala en enero 21 de 1982. El mismo día que, ya en el autobús, leí en el  periódico sobre la muerte de Edgar Palma Lau, junto con otros combatientes, en una casa de Tikal II. Muy temprano, mi suegro, Raúl Pedroza Montenegro, nos había encaminado a Paty y a mí hasta la terminal(…)

Aquí estamos nosotros

Aquí estamos nosotros

Aquí estamos nosotros los ilegitimos hijos de la posmodernidad nosotros. Los fantasmas de países desangrados paridos día a día a la intemperie nosotros. A los que les vaciaron los bolsillos los que nunca tuvieron nada los de la esperanza envenenada nosotros. Los desechables y miserables      nosotros. Nosotros los eternos janitors del primer mundo(…)

Manuel Fermín Reyes Melgar, a 28 años

Uno vuelve siempre a las personas amadas. Para Don Arnulfo, Doña Victoria y su hijo, Manuel Fermín. El gallo respondía al nombre de Pinocho, y tenía espuelas de varios años. Sus patas eran duras, llenas de grietas muy marcadas. Pinocho iba y venía del patio al interior de la casa con toda la confianza que(…)

Joven amigo poeta

Estimado amigo, En el terreno del que escribe poemas se usa de manera frecuente y a veces unos por otros, de manera intercambiable, varios conceptos. Son los siguientes: 1. poesía 2. poema 3. poeta Muchas veces me pregunté ¿qué es la poesía? Y hasta hace muy poco tiempo no fui capaz de brindarme una respuesta(…)