• En un lugar de La Mancha… formidable Don Quijote

    En un lugar de La Mancha… formidable Don Quijote

  • La autocensura del poeta da asco: Laurent Bouisset

    Intercambio de palabras con Laurent Bouisset a propósito de Dévore L’attente Julio C. Palencia Ilustraciones de Anabel Serna Montoya Después de muchos meses de mensajes repetidos, preguntas, saludos, buenos deseos, logramos coincidir él y yo en un lugar de este planeta que cada vez se hace más y más pequeño. Y no es que nosotros(…)

  • La Venus de Coyoacán

    Julio C. Palencia …y desespera comprender que aun la mutilación la haría más bella, como a ciertas estatuas. Eduardo Lizalde Nadie ha entrado en un conflicto diplomático por ella. Y tampoco turcos y franceses disputaron la primicia de su propiedad o su temprana compra. La Venus de Milo se asoma como en un sueño o(…)

  • Nuestra monja y otras orquídeas

    En un invernadero improvisado, jardín de deseos y orquídeas que prospera a la mirada enternecida de mi hijo, floreció nuestra monja. No es alba, no es Monja Blanca. Es decir, no es lo mismo… pero es igual. Si observas con atención, notarás en el centro de la flor una monja en posición de rezo, de(…)

  • La independencia patria y la libertad de usted. Julio C. Palencia.

    Nuestra independencia, por disparatada e inverosímil, semeja una opereta histórica. Voy en mi caminata diaria. Me acompañan mis propios delirios, autos, ruido, personas, árboles. Casi siempre los mismos rostros y siempre los mismos árboles. Una  palabra da vueltas y vueltas, se agazapa y establece su parapeto, no logro expulsarla. La palabra es independencia, concepto anclado(…)

  • El puente roto del espíritu humano: imaginación y creatividad

    La imaginación es más importante que el conocimiento ya que el conocimiento está limitado a lo que sabemos y entendemos, mientras que la imaginación abraza el mundo entero e incluye todo lo que falta por comprenderse y conocerse. Albert Einstein Julio C. Palencia Aunque la educación elemental y básica es gratuita, obligatoria y laica por(…)

  • El reino de la metáfora: ciencia y poesía.

    Julio C. Palencia …mientras la metáfora brinca jadeante, estúpida mascota amaestrada.   Ciencia y poesía son los extremos del tenso arco de la realidad. De uso cotidiano, común y hasta involuntario, la más afamada de las figuras literarias, la metáfora, habita y reina en la frontera misma de la interacción entre mundo exterior y cerebro1,(…)

Yo tuve un girasol por hermana y todo un sol en casa

Yo tuve un girasol por hermana y todo un sol en casa

Yo tuve un girasol por hermana y todo un sol en casa Si el campo cada año batalla por empujar su primavera, ¿por qué nosotros no hemos de convertir en triunfo esta derrota? Julio C. Palencia Hay un grupo de mujeres bordadoras que se reúnen todos los domingos en Coyoacán. Es un grupo singular. Tejen(…)

Hombre con cigarro

Hombre con cigarro

Julio C. Palencia Se pasea parsimonioso por la calle la cabeza inclinada como buscando algo hace años perdido con un grueso abrigo que le llega hasta el suelo. Su cabello largo desordenado se organiza en rastas que no esconden la grasa y la suciedad entre sus hebras. La vista siempre hacia abajo el rostro de(…)

Animal furtivo

Animal furtivo

Julio C. Palencia Recógete sopesa tus palabras. No porque tengas buena letra firmes un desfile de palabras huecas. La buena redacción la ortografía y las buenas costumbres no sirven para nada si el costal que eres sólo exuda excremento. Nunca pases por alto el aroma de una flor ni cierres los ojos a la repetida(…)

Se nos vino el llanto

Se nos vino el llanto

Julio C. Palencia Se nos vino el llanto y no supimos que hacer. Se nos llenaron de humedad los ojos, saladas las manos y la boca cayó la oscuridad en nuestros pasos previos. Se nos vino el llanto incontenible la razón nublada hasta la médula tuvimos vergüenza de vernos a los ojos sin el sueño(…)

Ojos cerrados

Ojos cerrados

Julio C. Palencia Nunca vio un gato negro en los tejados y ninguna paloma fue blanca ante sus ojos ni fue el cielo azul o gris de una tarde cualquiera el que lo dejó ciego. Se quedó ciego por voluntad propia. Se negó para siempre a abrir los ojos ante la pesadilla y permaneció en(…)

Amor y desamor

Amor y desamor

Julio C. Palencia No vaya a ser yo un animal huraño y solitario, sin recuerdos ni querencias. Quiero memoria de palabra y rostro, huella de amor o desamor.

La mosca educada

La mosca educada

Julio C. Palencia Educada, la mosca. Se posaba en la cuchara, nunca directo en la comida, y al aparearse debía ser a medio vuelo, nunca a vuelo completo.

Mudarnos de planeta

Mudarnos de planeta

Julio C. Palencia Lo solitario no nos va, buscamos el pan compartido el amor a tiempo la calidez de una sonrisa. Todo eso se nos da bien… y todo eso queda cada vez más lejos. El amor si llega lo hace a destiempo desde hace mucho nos colgamos un gesto triste o agresivo y no(…)

Golondrinas

Golondrinas

Julio C. Palencia En la frontera de las nubes dibuja cuando quiere golondrinas el sol.  

La Virginia

La Virginia

Julio C. Palencia Le llamaban La Virginia y de una manera u otra siempre encontrabas cobijo entre sus muslos. Nunca se supo nadie comentó que dijera no a una solicitud de amor a una propuesta sin palabras proveniente de un rostro impaciente o un gesto necesitado. Era un refugio seguro, La Virginia, y no era puta.(…)