Querida Patria mía

Julio C. Palencia Tierra de manantiales secos y afanes perdidos agrietado paso. Allí calmo mi sed allí sueña de nuevo su completud mi palabra trunca.