Poema sin título

Julio C. Palencia Para Fermín y Rafael Toda mi lengua se ilumina de colores fugitivos bajo la piedra viva y poderosa de tu nombre. Me hinco sobre mi sangre para escuchar tu silencio de signos y garabatos ininteligibles. La razón es idiota criatura para medir tu respiración vegetal y tu estatura. No hay huella que(…)