Pata de chucho

Julio C. Palencia A Rosa Palencia, mi hermana. De niño mi madre me decía: pata de chucho, pata de chucho, chucho, y de tanto repetirlo yo me lo creí. Las estrellas tendieron su red y al oído repetían: pata de chucho, chucho, y el mar al arrullarme lo decía también. De marinero pasé a científico,(…)