Manuel Fermín Reyes Melgar, a 28 años

Uno vuelve siempre a las personas amadas. Para Don Arnulfo, Doña Victoria y su hijo, Manuel Fermín. El gallo respondía al nombre de Pinocho, y tenía espuelas de varios años. Sus patas eran duras, llenas de grietas muy marcadas. Pinocho iba y venía del patio al interior de la casa con toda la confianza que(…)