El riachuelo y la ciudad

Julio C. Palencia Hace algunos años aquí corría un riachuelo. Serpenteaba quedito entre pequeñas quebradas proveniente de un volcán nevado. Agua cristalina y confiable, hojarasca, piedras y arena en un fondo bajito. En una cascada diminuta me acurrucaba, refrescaba mi cuello con su caricia líquida y fría. Nuestros perros se persiguen y mordisquean entre sí entran(…)