El camino es nuestros pasos

Salí de Guatemala en enero 21 de 1982. El mismo día que, ya en el autobús, leí en el  periódico sobre la muerte de Edgar Palma Lau, junto con otros combatientes, en una casa de Tikal II. Muy temprano, mi suegro, Raúl Pedroza Montenegro, nos había encaminado a Paty y a mí hasta la terminal(…)