Precipicios

Julio C. Palencia

Cuando supe que las letras no eran planas
sino escarpadas subidas
y grietas enormes,
mi calavera escupió
palabras de todos los colores.