Refúgiate en cualquier parte

Julio C. Palencia Refúgiate en la cocina, Julio, o debajo de la cama, en una esquina del jardín o en la cochera. Apártate de tajo de todo color que sea raro de todo perfil que te parezca extraño de todo acento y palabra que no hayas constatado. Refúgiate en la cocina, Julio, en el comedor(…)

Nosotros y los de siempre

Julio C. Palencia Aunque la historia la escriben los vencedores, nosotros tenemos la oportunidad de escribir poemas.  

Deletrea el poema

Julio C. Palencia No bebo el agua, la mastico. No leo un poema, lo deletreo, cambio su puntuación a otra cosa. Así cada día recreamos la vida.  

Animal repetitivo

Julio C. Palencia Soy animal repetitivo: tomo el mismo desayuno, ando los mismos caminos, amo a la misma mujer, y nazco tercamente en el mismo lugar cada día. De Trinar es otra forma de decir te amo, Editorial Praxis.

Extinción en masa

Julio C. Palencia Triste, triste, triste, perder el paso y el favor evolutivo. No imagino una sonrisa más bella que la tuya, crías más bellas que las nuestras.    

Las matronas

Julio C. Palencia No, Octavio, no son putas las palabras: son matronas. El que chilla, se alquila y se emputece es el poeta.

Morir en la espera

Julio C. Palencia Qué dura y bella la inútil esperanza que acompaña siempre a los hambrientos, a los que esperan un imposible milagro y no morir en la espera.

El Forastero

Julio C. Palencia Forastero: fui inquilino de una calle sin nombre en un país que no conocía, con rostros idénticos al mío que no me decían nada.  

Poemas dedicados al #RenunciaYa guatemalteco

Julio C. Palencia El canto sin nosotros El canto es por nosotros y para nosotros. Donde no estamos hay sólo silencio. Clase política Dobles intenciones, mezquindad, bajeza: me gusta más el Doctor Merengue que nuestra clase política Patria del llanto Siéntate a llorar por lo que este país es, sólo por hoy. Ni la desventura(…)

La Venus de Coyoacán

La Venus de Coyoacán

Julio C. Palencia …y desespera comprender que aun la mutilación la haría más bella, como a ciertas estatuas. Eduardo Lizalde Nadie ha entrado en un conflicto diplomático por ella. Y tampoco turcos y franceses disputaron la primicia de su propiedad o su temprana compra. La Venus de Milo se asoma como en un sueño o(…)