Ojos cerrados

Julio C. Palencia

Nunca vio un gato negro en los tejados
y ninguna paloma fue blanca ante sus ojos
ni fue el cielo azul o gris
de una tarde cualquiera
el que lo dejó ciego.

Se quedó ciego por voluntad propia.

Se negó para siempre a abrir los ojos ante la pesadilla
y permaneció en otro mundo,
el suyo,
sin luz pero luminoso
como la materia oscura
que afecta y curva lo que vemos.