La orquídea y el jaguar

Julio C. Palencia

Los siete botones no divulgan la magia que encierran.

Agazapado –él mismo flor–
lentamente se yergue un jaguar
y cuando menos lo esperas
empieza a rugir por las noches.