De los pasos

Julio C. Palencia

Te digo los pasos alegres y también los tristes:
los alegres
por si acaso una alegría pudiera compartirse,
y los tristes
para no sentarse a llorar tan solo.