Cátulo 109

Versión de Julio C. Palencia

Prometes, vida mía, que este nuestro amor
será hermoso y duradero.
Dios, que su promesa sea cierta
y su corazón pronuncie las palabras
de este pacto nuestro.