Sin categoría

Obsidianas y jades de luz

Obsidianas y jades de luz

Obsidianas y jades de luz Julio C. Palencia Era la tarde amenaza de lluvia al salir de su casa. A partir de una mala salud y por recomendación médica, había decidido practicar yoga. Pocas horas a la semana fueron suficientes para afectar positivamente su hipertensión, la cual comenzó a ceder sin grandes protagonismos. Primero se estabilizó(…)

Animal repetitivo

Julio C. Palencia Soy animal repetitivo: tomo el mismo desayuno, ando los mismos caminos, amo a la misma mujer, y nazco tercamente en el mismo lugar cada día. De Trinar es otra forma de decir te amo, Editorial Praxis.

Lectura en la Casita del Refugiado, Ciudad de México.

Les comparto algunas fotos de una lectura en la Casita del Refugiado, Parque Ramón López Velarde, Ciudad de México, a la que fui invitado. La lectura se realizó el pasado 15 de abril. Quien me acompaña es la anfitriona, doña Mary Ramírez, esposa del desaparecido escritor José María López Valdizón.    

Ni el sol

Julio C. Palencia Ni el sol es competencia para ti cuando sonríes: eres, ay, mi solsticio de verano (Gustavo Adolfo Bécker, regocijado, sueña que lo escribe).  

Amor triste

Amor triste Julio C. Palencia Es triste ver al amor desbaratarse llenarse de heridas y rehuir el cuerpo a cuerpo de una pelea que debería ser la más importante de nuestras vidas. Es triste ver al amor alejarse cabizbajo como si nada fuese ya posible y nuestra piel fría no tuviera otro destino que envejecer(…)

Su mayor deseo

Julio C. Palencia Su mayor deseo fue olvidarse de todo. Blanco el pantalón blanca la camisa pálido el rostro para que ninguna luz pudiera encontrarlo.

Altar de muertos

Julio C. Palencia Altar de muertos: Guillermo Palencia, Rosa Palencia, Fermín Reyes, Alejandro Cotí, y miles de patriotas víctimas del Estado represor.