Monthly Archives: abril 2015

Lectura en la Casita del Refugiado, Ciudad de México.

Les comparto algunas fotos de una lectura en la Casita del Refugiado, Parque Ramón López Velarde, Ciudad de México, a la que fui invitado. La lectura se realizó el pasado 15 de abril. Quien me acompaña es la anfitriona, doña Mary Ramírez, esposa del desaparecido escritor José María López Valdizón.    

Piedra del camino

Julio C. Palencia Piedra rodante piedrita del camino: ajena como nadie a devenir cárcel, iglesia, palacio, daga en el cuello del hermano (Ay, León Felipe).

Ni el sol

Julio C. Palencia Ni el sol es competencia para ti cuando sonríes: eres, ay, mi solsticio de verano (Gustavo Adolfo Bécker, regocijado, sueña que lo escribe).  

Cátulo 109

Prometes, vida mía, que este nuestro amor será hermoso y duradero. Dios, que su promesa sea cierta y su corazón pronuncie las palabras de este pacto nuestro. Autor: Cátulo Verona, Italia, 87 a. C. – Roma, 54 a. C. Poeta latino. Versión de Julio C. Palencia

El número y la rosa. Cai Tianxin.

Pitágoras ejecutaba música en la hipotenusa al tiempo que imaginaba el sistema de números racionales un laberinto transparente como el cuarzo su casa estaba en Samos sobre el Mar Egeo jamás de niño quiso ser marinero ni fue nunca atraído por las hermosas mujeres de Salónica números eran las rosas atesoradas de su corazón flores(…)

Precipicios

Julio C. Palencia Cuando supe que las letras no eran planas sino escarpadas subidas y grietas enormes, mi calavera escupió palabras de todos los colores.

El recato de los muebles

El recato de los muebles

Julio C. Palencia Intentó ver más allá del trinchante de la mesa y las sillas. Pero los muebles, recatados, cubrieron la desnudez de ella.  

Sin mí

Julio C. Palencia Solo desesperado con nausea y dolor de cabeza sin sueño y cansado inquieto muy cerca del punto final de esta historia entrecortada en donde yo te busco y tú te escondes yo me arrastro y tú sonríes pregunto en qué vaso roto nos hicimos trizas en qué trago diluiré tus ojos en(…)

Viento hacia el poniente

Julio C. Palencia El vientecillo entre el cielo y la tierra arrastra hacia el poniente, entre otras cosas, un nuevo año un apocalipsis sin cumplir un baktún recién nacido un recuerdo recuperado una esperanza terca unos amigos, los de siempre, un niño más y más maravillado que se olvidó de la maestra y juega, por(…)

El final del camino

Julio C. Palencia No duermas sin sueño no comas sin hambre no ames sin que el corazón tiemble. No vivas a medias no hables bajito no se vuelva tu palabra amarga hacia dentro gritando. No guardes las apariencias, llama a cada cosa con su nombre. Dale camino a tus pasos que broten los días de(…)