Monthly Archives: Octubre 2014

Nuestra monja y otras orquídeas

Nuestra monja y otras orquídeas

En un invernadero improvisado, jardín de deseos y orquídeas que prospera a la mirada enternecida de mi hijo, floreció nuestra monja. No es alba, no es Monja Blanca. Es decir, no es lo mismo… pero es igual. Si observas con atención, notarás en el centro de la flor una monja en posición de rezo, de(…)

Viaje al purgatorio

Julio C. Palencia He sufrido hambre y miedo y odio en la travesía hacia este paraíso ajeno huyendo del hambre y del miedo y del odio de este infierno nuestro.

El odio que nos tenemos

Julio C. Palencia Llegaron. Y se adueñaron de todo lo que había. Llegaron para quedarse. Entre su cruz y su espada se tienden millones de cadáveres. Así nacimos nosotros. Su civilización se nos volvió barbarie reinó la rapiña y el abuso que hoy todavía persiste. Debemos sobreponernos al desastre. En nuestro espíritu hay un fuego(…)

El escritorcito

Julio C. Palencia Le escuché hablar. Su palabra era parapeto escondrijo    madriguera rejas. La palabra también tiene precio y puede ser puta.

Amor en pena

Julio C. Palencia Entre el siempre de mi boca y el nunca de tus labios se esconde un amor fugitivo habitante de las sombras. El amor inmortal que nos juramos es motivo de gran pena.

Oligarquía sin remedio

Julio C. Palencia El médico diagnostica: intestino lento y ceguera. El paciente dice: No, se equivoca el médico, es incorrecto el resultado. Y sin embargo, sigue sin ver lo que provoca, no tiene ojos para el hambre de otros, le es invisible la injusticia que entre pasos ocasiona; su tacañería le sigue causando pesadillas en(…)